Itinerario de la ruta de vino de Cádiz

Publicado el : 03/10/2018 11:10:00
Categorías : Tierras de Cádiz

Itinerario de la ruta de vino de Cádiz

La ruta del vino de Cádiz cuenta con una amplia variedad de servicios y actividades turísticas: enoturismo y degustaciones en bodegas, maridajes, paseos por los viñedos, spas de vino, Tai-Chi en los viñedos, visitas nocturnas, desayunos típicos, cursos y degustaciones de vinos, vinagres y brandies, junto con espectáculos de caballos y flamenco. Hay un montón de opciones que puedes escoger.

Hoy vamos a hacer una pequeña ruta por las bodegas de Tierras de Cádiz para que puedas probar el mejor vino de cada zona. 

Historia del Vino en Cádiz

El vino es uno de los aspectos que mejor refleja la cultura de una región. El paisaje, la planificación urbana, las festividades o la cocina en sí de las áreas de producción de vino tradicionales están muy condicionadas por esta cultura que está tan arraigada en los países mediterráneos. La progresiva especialización de la producción de vino a lo largo de los siglos, define los diferentes tipos de vino que ahora se consideran típicos de la provincia de Cádiz. Uno de ellos, el jerez se ha convertido en uno de los grandes vinos del mundo. Pero además de la amplia gama de tipos de jerez, hay otros vinos cuyos métodos de producción y características cualitativas son ejemplos de la gran importancia que los locales dan a una actividad que siempre ha estado estrechamente vinculada a la historia de la región.

La vid fue traída a la región por los fenicios, que fundaron Gadir (Cádiz), en torno a 1100 a.C., una prensa de vino que data del siglo IV a.C. Se ha encontrado en la excavación arqueológica Doña Blanca, una ciudad fenicia en el Municipio de El Puerto de Santa María. En ese momento, parece que la región de Jerez se llamaba Xera y su ciudad principal era Asta Regia.

La llegada de los romanos marcó el inicio de un período intenso de exportación de aceite de oliva, vino y "garum" (una antigua salsa de pescado) de la provincia de Bética, ya que esta parte de España era conocida en la ciudad de Roma y en otras partes del Imperio. La región de Xera era conocida entonces como Ceret.  

Durante los más de cinco siglos que esta área estuvo bajo el dominio musulmán, Ceret sería conocido como Šeriš ( Sherish ); Sherish continuó siendo un importante centro de elaboración del vino, aunque estaba prohibido en el Corán. En el siglo XII los vinos de Sherish ya se exportaban a Inglaterra, donde fueron ampliamente aclamados y se conocieron como Sherry.

Los vinos de la Sierra de Cádiz, tintos y blancos de Arcos de la Frontera y Prado del Rey, se han unido recientemente a los vinos de Jerez. La historia de los vinos de la Sierra de Cádiz se remonta a los monjes de la orden de San Jerónimo en el siglo XVI puesto que hay evidencia de que esos monjes hicieron vinos con uvas plantadas en la Sierra de Cádiz. La calidad del vino hizo que la fama de la región comenzara a crecer.

La Ruta del Vino de Cádiz, que es una de las atracciones turísticas más destacadas de la provincia, muestra el inusual paisaje de viñedos, la sólida arquitectura de las bodegas y los auténticos sistemas de crianza de los vinos más destacados. Una verdadera experiencia personal.

Ruta vinícola de Tierras de Cádiz

Jerez de la Frontera

Pocos lugares en España gozan del reconocimiento internacional de Jerez , ya que el nombre de esta ciudad se extendió más allá de nuestras fronteras gracias a su vino,  la tradición de la corrida de toros y la equitación, el flamenco y el automovilismo. Es el punto de partida de esta ruta única, donde además de descubrir los aspectos más emblemáticos de la ciudad, podrás visitar y disfrutar de primera mano el mundo del vino, sus paisajes, aromas y sabores.

Un viaje a través de esta región vinícola debe comenzar en la ciudad de Jerez de la Frontera, el centro económico del rico campo local y hogar de las bodegas más importantes en el "marco" de su mismo nombre. Además de su impresionante lista de monumentos, que incluyen muchos edificios religiosos y suntuosos palacios construidos por los terratenientes y la burguesía del comercio de vinos, la ciudad de Jerez es famosa por la arquitectura inusual de sus bodegas, donde muchas de sus características son particularmente impresionantes.

En Trebujena, una ciudad ubicada cerca de esta ciudad y cerca de la desembocadura del río Guadalquivir, la campiña circundante se alterna con una ola a otra de las laderas onduladas del suelo de albariza plantadas con viñedos que se extienden hacia el Parque Nacional de Doñana, un escenario espectacular donde Steven Spielberg, el director de cine, filmó la película El imperio del sol. Es famoso por sus mostos que aún se pueden degustar en algunas de las cooperativas de la ciudad, junto con un plato de gambas o anguilas.

Bodegas Domecq- Vino Blanco Entrechuelos: Su color es amarillo pajizo y cuenta con aromas florales, tonos cítricos de naranja y pomelo, así como a frutas exóticas. En boca cuenta con una sensación suave, golosa y muy redonda con acidez compensada que lo hacen ideal para arroces ligeros, pescados y marisco.

Bodega González  Byass- Finca Moncloa: Se trata de un vino de intensidad media alta, con tonalidad de cereza picota y lágrima persistente. Cuenta con un aroma intenso de frutas rojas y negras maduras (grosella negra, mora y ciruelas), con notas minerales, especiadas (pimienta negra, clavo, vainilla) y balsámicas (eucalipto, menta y regaliz negro). En boca es equilibrado, con buena acidez y entrada ligeramente dulzona. Es un vino suave pero con cuerpo, largo, de taninos suaves, con notas de frutas, especias, madera y torrefactos. Su final es largo y persistente.

Bodega Luis Pérez-Garum: Este vino está caracterizado por un color granate capa alta. En nariz es intenso y franco, con recuerdos a grosellas, moras, ciruelas, pimienta negra, cacao y café. Se caracteriza por un tanino dulce que lo hace sedoso pero potente, de un postgusto medio- alto.

Para maridar es ideal con platos con legumbres, frutos secos, verduras asadas, carnes de caza, guisos livianos, arroz, quesos semiduros. Como postre con membrillos o chocolate.

Sanlúcar de Barrameda

En la desembocadura del río Guadalquivir, frente al Parque Nacional de Doñana , Sanlúcar desempeñó un papel clave en el descubrimiento del Nuevo Mundo . Cristóbal Colón, Magallanes y Juan Sebastián Elcano partieron de aquí en busca de riqueza y gloria. Los vínculos comerciales de la ciudad con América conocieron su apogeo en el siglo XIX.

La magnífica ubicación de Sanlúcar y su especial microclima se unen para producir el vino único "Manzanilla", que no se elabora en ningún otro lugar del mundo y que es perfecto para lavar el producto icónico de la ciudad: "langostinos de Sanlúcar".

Bodega Marques del Real Tesoro-Fino Tio Mateo: Tio Mateo es el primer y único vino de España, elaborado según el sistema tradicional de Jerez con aplicación del exclusivo Método Estévez. La cuidada selección de la uva palomino de sus viñedos y el exigente control de sus levaduras le confieren un carácter muy saludable y una excelente calidad de fino inconfundible para acompañar las buenas comidas y naturalmente como aperitivo.

Bodega Hijo de Rainera Perez Marín- Manzanilla La Guita: Ideal para acompañar cualquier plato de picoteo: jamón, quesos, conservas, patés, etc. En la comida, ideal maridaje de mariscos, pescados y productos de sabor salino y acidez destacada. Su crianza se lleva a cabo mediante el tradicional sistema de Criaderas y Solera de Sanlúcar de.  El resultado es un vino de calidad superior, que con 4 años de crianza, destaca por su color amarillo pajizo pálido y brillante, por su frescura, delicadeza y salinidad con notas florales. En boca, resalta por su suavidad de entrada y recorrido de ligera estructura y fina mineralidad.

 

El Puerto de Santa María

Este es un importante centro turístico con un número excepcional de monumentos. Lugar de nacimiento de Rafael Alberti. Ciudad que se encontraba en su apogeo durante el siglo XVIII y era conocida como la "Ciudad de los Cien Palacios". Su diseño actual fue creado por el comercio del jerez y se remonta al siglo XX y es conocido por sus numerosos palacios barrocos.

Bodegas Forlong- Vino blanco de Forlong: De brillante y cristalino color amarillo con intensos reflejos limón se nos presenta este vino blanco que se mueve en la copa con media densidad. En nariz es intenso, frutal (albaricoque), perfumado, floral, mediterráneo (tomillo y romero), fresco, placentero. En boca es un vino también intenso, donde fruta y mineralidad (tiza) son los protagonistas en el postgusto. Equilibrado, amplio, untuoso, fresco y cálido a la vez, de acidez muy integrada, persistente, mineral, pasional. Un blanco de lujo que expresa la tierra de donde procede y su proximidad al mar.

Chiclana de la Frontera

Sus bodegas producen excelentes finos, moscateles, amontillados, olorosos y cremas, que son muy similares en naturaleza a los jerez producidos en Jerez bajo los mismos nombres. Esta ciudad ha experimentado un gran auge turístico en los últimos años, gracias a sus principales comodidades que muestran el entorno natural, dentro del Parque Natural Bahía de Cádiz, y las magníficas playas, el puerto deportivo y los campos de golf.

Bodega Sanatorio- Cream Arrumbao: Vino oloroso muy viejo de color caoba y sabor semi-dulce, su aroma procedente de solera y antiguas botas de roble le hace ser un vino para disfrutar su degustación. Un vino para cualquier hora del día.

Bodega Unión de viticultores chiclaneros- Moscatel Don Matías: El Moscatel de Chiclana es un vino tan rico en matices que permite un consumo de enorme variedad. Ideal en la sobremesa y en la merienda, a temperatura entre 16 y 18 grados. Pero también apetecible para tapear servido más frío, entre 12 y 14 grados, especialmente al anochecer, con platos salados, como frutos secos, quesos curados y foies. Majestuoso también como postre.

Arcos de la Frontera

La puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos Blancos, Arcos, es probablemente una de las ciudades más hermosas de España y ha sido declarada monumento histórico-artístico. Situada sobre una roca, la ciudad mira al campo circundante donde se crían toros y caballos de combate y con sus arboledas de naranjas, almendras y aceitunas, y viñedos. Las mejores vistas son desde el balcón de Arcos, un mirador en la Plaza del Cabilido, la plaza principal de la ciudad.

Una de las mejores maneras de ver la ciudad es asistir a una de las visitas guiadas organizadas por la Oficina de Turismo, incluida una que cuenta con sus magníficos patios andaluces y árabes. La ciudad es particularmente conocida por las procesiones de Semana Santa declaradas de interés turístico nacional y por la forma en que celebra la Navidad, donde toda la ciudad se convierte en un belén viviente, de interés turístico andaluz.

Además de pasar el tiempo explorando los monumentos y las vistas de Arcos, es una base de primera clase para los deportes acuáticos en los embalses de la ciudad o parapente o para planear desde las alturas cercanas.

Bodegas Paez Morilla- Tierra Blanca: Tras un exhaustivo control de maduración de las distintas variedades se realiza un despalillado y posterior prensado de las bayas obteniéndose un mosto aromático que es fermentado con temperaturas controladas. Tras aproximadamente 3 meses en presencia de lías finas, el vino es clarificado y filtrado previamente a su embotellado. Finalmente, en función de su acidez se realiza una adición de mosto de uva Moscatel para obtener el producto final.

El vino se muestra limpio y brillante, con tonos amarillos pálidos y bordes verdosos. En nariz resulta fresco, frutal, con notas cítricas y florales. En boca cuenta con una entrada fresca, frutal, ligero y sabroso, bien equilibrado, con final amargo persistente.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)